Antes de que los niños pequeños cumplan dos años, y comiencen a pagar el precio completo; las familias jóvenes se van de vacaciones, y esto implica un promedio de cuatro horas de vuelo con el niño, que claro, recién está experimentando su primer desafío de viaje.

Este artículo está dirigido principalmente a padres, pero también a pasajeros sin niños. Conocer en lo que podrían ayudar en un viaje, puede arreglar una situación indeseada. Además claro que puede hacer un vuelo más placentero para todos.

Todos hemos estado ahí, así que no dejes que la preocupación haga que las cosas empeoren, pero prepárate. Llegar a un avión con un pequeño sin haber considerado las posibilidades de lo que pueda, o no ocurrir; eventualmente va a morderte en la retaguardia. Por eso hemos escrito este artículo, para darte un punto de partida. Lo demás queda en la individualidad de ustedes como familia.

Hablando de aviones, este artículo puede interesarte: 5 Pasajeros en el Avión que No Quieres Encontrar

1. La preparación para el vuelo.

Jugar en casa al avión donde uno de los padres es un piloto, y el otro un sobrecargo, ayudará a su pequeño a comprender mejor la mecánica un vuelo y probablemente le ayude a crear un ambiente más familiar cuando este ocurra realmente.

Siempre convierta el vuelo en una bella experiencia y evite oraciones antes de llegar al avión como: “Si no se comporta bien, te regañará  la sobrecargo” o cosas similares.

Pregúntele a la aerolínea sobre la pintura o los juguetes se distribuyen a los niños. Casi todas las principales aerolíneas ofrecen tal entretenimiento. Si la respuesta es positiva, puede decirle a su hijo que hay una sorpresa en el avión para él.


2. Qué llevar contigo en el avión.

¿Tu hijo tiene alergias o preferencias especiales con respecto a la comida?

Avise sus deseos de comida al operador turístico o a la aerolínea con anticipación, si se sirven bebidas y comidas a bordo. Traiga una bebida que a su hijo le gusta beber: leche, jugo de manzana o agua son preferibles. Muestre la bebida en el control de seguridad en la puerta. En el caso de los alimentos para bebés, existen excepciones que le impedirán transportar líquidos a bordo.

Por supuesto, los padres conocen mejor a su hijo, por lo que si tiene algún juguete favorito, este debe ser seleccionado y transportado en su equipaje de mano, teniendo cuidado también que este no sea demasiado pequeño, ya que si llega a caerse sea muy incómodo recogerlo.

Lleva de uno a dos libros apropiados para su edad desde los cuales puede leer en voz alta o explorar de manera independiente.

Para distancias más largas, también son adecuadas las tabletas y / o teléfonos inteligentes con películas almacenadas anteriormente para niños. Incluso en rutas de medio recorrido, muchas líneas ya ofrecen computadoras a bordo con programas de entretenimiento seleccionables individualmente. Sugerencia: si es necesario, lleve audífonos adecuados con usted.

Asegúrate de tener algo para chupar o masticar; esto ayuda con la compensación de presión durante el despegue y el aterrizaje.

¿Tu hijo necesita medicamentos?

Entonces no olvides guardarlo en tu equipaje de mano y presentarlo si es necesario durante el control de seguridad. Los siguientes medicamentos se recomiendan en el botiquín de primeros auxilios, que debe tener a mano en una dosis apropiada para su edad:

  • Un remedio para las náuseas.
  • Un analgésico, como ibuprofeno o paracetamol en forma de jugo o supositorio.
  • Un compuesto nasal descongestivo que puede ser útil en caso de cualquier presión en el oído.

Siempre lleva una segunda pieza de ropa para poder cambiar toda una vez.

Toma suficientes pañales y algo para cubrir por si el aire acondicionado estuviera muy frío.




3. Justo antes del vuelo.

Antes de partir hacia el aeropuerto, haz un control final en casa, revisa si tienes todo lo que necesitas: pasaportes, libros de vacunación, medicamentos, etc.

Asegúrate en el check-in que todos se sienten juntos.

En el mostrador, indica si viajas con carriola, por regla general  todos los infantes tienen derecho a viajar con ella sin pagar extra.

Poco antes de abordar el avión, una vista al baño no está de más, o un cambio de pañales aunque tengan muy poca “carga”.


4. Durante el vuelo.

Cuando todo esté embalado, facturado y finalmente  estés en el avión, toma un respiro, lo más estresante ha pasado.

Cuando el avión esté a punto de despegar, ofrece a tu hijo una bebida y algo para masticar o chupar para evitar la presión del oído.

Después de que las señales de seguridad se hayan apagado, eventualmente puedes aprovechar la oportunidad para caminar a través de la cabina. Asegúrate de que el niño no lo haga solo.

Si tus peques son un poco inquietos, mantén la calma. A veces es mejor satisfacer sus deseos (levantarse un momento, jugar con el teléfono móvil de papá, comer golosinas, etc.) que iniciar una discusión con un niño pequeño en un avión. Dale a tu hijo una recompensa si se comporta bien.


5. Último gran consejo para los padres.

No prestes atención a los demás pasajeros que viajan sin hijos, ya que esto puede estresarte aún más si tu vuelo no está siendo como lo esperas.

¡Mantén la calma y buen viaje!

Leer más



COMENTARIOS