Pocas ciudades europeas pueden presumir de una diversidad cultural tan rica como la que tiene Brujas en Bélgica. La cantidad de atracciones, eventos culturales y edificios históricos es sorprendente. Esta ciudad relativamente pequeña, requiere de varios días para conocerla.

Hoy en Mundo en Latino te damos una guía rápida de lo que hay por conocer en esta ciudad maravillosa. Entonces, ¿Qué lugares, plazas, edificios, museos y otros puntos destacados no se puede uno perder?

Pues iniciemos el recorrido sabiendo que tenemos todo listo; ¿Aún no lo sabes? Pues podemos ayudarte a armar tu lista también en el siguiente artículo de interés: 4 Cosas para Tu Lista Antes de Partir

 

1. Siguiendo los pasos de la magia de una ciudad.

Brujas de noche

Una gran parte de la fama que la ciudad tiene, es el paisaje urbano. Este se caracteriza  primero por edificios viejos cubiertos de hiedra, y segundo, de los famosos canales. Sin duda esto contribuye significativamente al encanto distintivo de la ciudad. Tomar un bote por los canales es una de las mejores formas de experimentar Brujas.

Pero también los parques, el Minnewaterpark, y las instalaciones de la ciudad. Estos le dan a Brujas cierta vivacidad soñadora, que tiene un efecto muy estimulante. Toda la vista se puede experimentar como de cuento de hadas en invierno; cuando la nieve recién caída rompe las numerosas luces de la ciudad hasta el infinito, y las calles además de los canales de la ciudad quedan marcados por un destello caleidoscópico, cuyo espectáculo es realmente encantador. Finalmente, la mejor forma de disfrutar de este juego de luces se puede acompañar con bebidas calientes en el famoso mercado navideño de Brujas.


2. La cultura en Brujas,  los museos.

Brujas medieval

En Brujas, los turistas de todas partes del mundo no dejan de asombrarse. Los interesados ​​en el arte tienen muchas opciones, ya que Brujas ofrece una amplia variedad de museos dedicados a este tema.  Impresionantes obras maestras de los más diversos géneros artísticos se pueden encontrar en el Museo Gruuthuse, que se encuentra dentro de un palacio real, lo que lo hace doblemente atractivo para su visita. No menos impresionante es el Museo Groeninge , donde se muestra obras maestras de más de 600 años de historia del arte belga, o el pequeño Museo Memling dedicado a Hans Memling, ubicado dentro del Hospital St. Joseph.



Booking.com


3. La historia no podría estar más viva.

Campanario de Brujas

Brujas no usa el título de “Patrimonio Mundial de la UNESCO” por nada. En el casco antiguo, innumerables edificios históricos se unen para dar vida a la larga historia de la ciudad.

Una visita obligada es, por supuesto, el histórico ayuntamiento de la ciudad, desde donde se alza el famoso campanario.  Si subes los 366 escalones de la torre de 80 metros de altura, obtendrás una vista del Groten Markt y del casco antiguo de Brujas. Sin embargo, la historia de la ciudad cobra vida en la Basílica de la Santa Sangre., Donde se dice, se guardan las gotas de sangre de Jesucristo. Durante la Procesión anual de la Santa Sangre; esta importante reliquia se transporta solemnemente a través de la ciudad.  Los participantes envueltos en suntuosas y coloridas túnicas, lleven involuntariamente a los espectadores al apogeo de la Edad Media.

[tp_search_shortcodes slug=”1e01fca2″ origin=”” destination=”” type=”” subid=””]

Sitio oficial de la ciudad: CLIC AQUÍ

Leer más