El dedo, aventón o el “ride”, como prefieras llamarlo; ha sido desde hace mucho tiempo uno de los medios preferidos de transporte para mochileros y viajeros en general. Por supuesto que el pedir a un desconocido que te levante de algún sitio; conlleva ciertos riesgos que muchos de los “expertos” en el arte hacer dedo han aprendido a amortiguar.

Existen verdaderas historias de terror referentes a esta actividad; y por desgracia, muchas de ellas son ciertas. En Mundo en Latino, somos partidarios  de que viajes seguro y siempre recomendaremos, cualquier transporte “formal” (que dicho sea de paso tienen también sus riesgos) por encima del aventón. Cabe mencionar que teniendo cuidado, siguiendo las reglas y haciéndolo en países seguros; ¿Cómo poder rehusarse a viajar gratis y conocer una ruta desde otra perspectiva?

Si la carretera no es lo tuyo, y estas en Europa; este artículo podría interesarte: Ventajas y Desventajas de Un Vuelo de Bajo Costo en Europa.

1. Dónde hacer dedo.

De otra forma te recomendamos lo siguiente:

 

 

Las paradas de transporte público: Son lugares que generalmente están a la vista, y que muchas veces pueden cubrirte de los elementos. Debes asegúrarte de que la gente sepa qué es lo que buscas (un cartel con tu destino será suficiente); o podrían confundirte con alguien esperando el siguiente camión.

Casetas de cobro: si el lugar en el que estas cobra peaje por el uso de sus caminos; que mejor que un lugar donde los conductores están obligados a disminuir su velocidad hasta detenerse. Puedes asegurarte de cuáles son las zonas permitidas para los peatones.

Estaciones de servicio (gasolineras): Un lugar conveniente para interactuar con los conductores y solicitar ayuda. También es perfecto para hacerte de suministros para el camino. Toma en cuenta que algunas personas, especialmente en países con poca seguridad, no gustan de ser abordadas sorpresivamente. Sé siempre amable aunque te digan que no pueden llevarte.

Entradas a vías rápidas y carreteras: Por regla general las personas que ingresan a estas van a recorrer una distancia considerable. Hazles saber con tu dedo y un cartel a dónde vas; tal vez con un poco de suerte y tráfico puedas llamar la atención de alguien. Considera que posiblemente no sean el mejor lugar en cuestión de seguridad y para cubrirse de las inclemencias del clima; además, muy posiblemente pararse ahí también esté prohibido.


2. Las reglas de etiqueta.

Cuida tu apariencia, cuando estés pidiendo aventón. Trata de parecerte a la persona que tú recogerías si la situación fuera al revés. Por cierto, un poco de desodorante hace milagros.

Utiliza un cartel para anunciar tu deseo de viajar; ahí puedes escribir la preferencia de tu destino. Recuerda que el clásico dedo puede no ser una señal considerada amistosa en algunos países (Medio Oriente, o Tailandia).

Mientras estés esperando a un conductor siempre muéstrate tranquilo y sonriente. Es fácil frustrase después de un buen rato de estar esperando; pero si tu lenguaje corporal no proyecta más que tu hartazgo, es probable que nadie se detenga a preguntarte siquiera por direcciones.

Una vez que estés en el coche o cuando te aproximes a alguien y te pregunte si puedes viajar con él; preséntate al menos por tu primer nombre. Durante el viaje trata de hacer conversación pero respeta si el conductor no quiere hacerlo.

Existen un par de preguntas básicas que debes incluir en tu conversación; estas te ayudaran a generar confianza y te podrán dar un poco de información respecto a tu compañero de viaje:

  • ¿Alguna vez has hecho dedo?
  • ¿Levantas viajeros a menudo?
  • ¿Por qué lo haces?

Siempre agradece al subir al auto y después de bajarte a pesar de que el conductor te deje en otro lugar al que tú pensabas, esto dejará una buena experiencia en el conductor y estarás ayudando a otros como tú en el futuro.

Si tienes con que hacerlo, ofrécele al conductor algo de dinero para la gasolina, esto puede que rompa el encanto del viaje gratis, pero de esta forma todos ganan.





3. Seguridad.

Usa ropa visible, con colores llamativos, especialmente si vas a pedir aventón a la orilla del camino.

Trae tu dinero y documentos personales y de viaje contigo, talvez tengas que salir del auto y dejar tu mochila en la parte trasera, por lo tanto evita ponerla en la cajuela o el asiento posterior.

En situaciones de nieve o lluvia el acotamiento en vías rápidas es probablemente el peor lugar en el que te puedes parar.

Ten siempre listo tu celular con los números de emergencia, en algunos países como Estados Unidos puedes mandar un texto al 911 lo cual no levantará sospechas.

Confía en tus instintos, no olvides que te estas subiendo a un automóvil con un completo extraño, si sientes que algo no está bien, pídele al conductor que te deje bajar, puedes fingir que has olvidado algo o que te sientes mal. Si la situación se pone mal, prepárate para salir del auto en cuanto tengas oportunidad, un semáforo en rojo, o tráfico pueden ser tus aliados.

Si llegas a una situación extrema y no te queda más que saltar, considera las posibilidades y planea bien tu salida, fíjate que no vengan autos por la derecha y rueda al salir, esto podrá disminuir los daños provocados por la caída.


4. Algunos de los mejores países para hacer dedo.

Nueva Zelanda, la gente aquí está realmente acostumbrada a recoger viajeros, siempre y cuando no lo hagas en las zonas prohibidas como las carreteras.

Alemania, al igual que Nueva Zelanda uno delo mejores lugares para iniciarte en las vicisitudes del “autostop”.

Argentina, un país con mucha cultura en el dedo, debido a su gran movimiento de mochileros hacia otros países del sur del continente americano. Las gasolineras parecen ser la mejor opción aquí.

Israel, en este país existen inclusive lugares designados para ello llamados “trempiyadas”, en las ciudades son también las paradas del camión.

Leer más