La sagrada mochila. No percibimos siquiera la idea del mochilero sin su existencia, este pedazo de tela les da su nombre, los define y los diferencia del resto de los viajeros. Esta autoimpuesta joroba representa la libertad, la decisión de dejar todo atrás y comerse el mundo a puños… con un presupuesto limitado.

Pero también puede ser su penitencia. Muchos mochileros inexpertos no saben que es lo que tienen que meter en ella y acaban sufriendo las consecuencias de sus errores; espaldas lastimadas, viajes cortados, olores infernales entre muchas otras cosas.

Por eso en Mundo en Latino te recomendamos algunas de las cosas; que vayas a donde vayas, deberás de ingresar a tu querida compañera de viaje.

1. Ropa obligada.

Es tu mochila y puedes llevar lo que quieras, si sientes que necesitas un esmoquin o vestido largo y te cabe ¿quiénes somos nosotros para juzgarte?, pero asegurarte de que junto con tu disfraz de James Bond viajen las siguientes prendas (obvio, además de tu ropa del diario):

Suficiente ropa interior para los días de tu viaje (en viajes cortos) o suficiente para llegar al próximo sitio donde tengas planeado hacer lavandería.

Calcetines cómodos y acordes al clima de tu viaje. Los pies son lo más sagrado que existe en el mundo del mochilero, trátalos mal y tu viaje puede acabar abruptamente, si vas a ir a un lugar frio lleva calcetas largas, si vas a caminar entre ríos o lagunas, piensa que es posible que necesites más de un cambio diario.

Al menos un par de zapatos cómodos, preferentemente calzado deportivo o específico para hicking-trecking.

Impermeable para la lluvia, te recomendamos los ponchos, suelen ser más baratos y son suficientemente amplios para cubrirte a ti y a tu mochila.

Chancletas (flip-flops), no, no te estamos recomendando andar por las calles de Milán haciéndole saber a todo mundo que eres turista y presumiendo que eres capaz de soportar el martirio de un poste entre tus dedos, pero te serán especialmente convenientes para usar regaderas comunales, playas y albercas o andar en el hostal antes de salir  a conocer el mundo.


2. Cámara.

¡Si no hay Instagram no estuviste ahí!. Bueno, no es para tanto; pero que mejor manera de crear memorias tangibles de tu viaje que la fotografía o el video. Nuestra recomendación es que viajes con una cámara ligera que posea buenas opciones de video. Posiblemente pienses que el teléfono es suficiente, pero no. Si confías en llevar solo tu teléfono para tomar fotos te vas a encontrar sin duda en la situación de querer tomar algo a la distancia y darte cuenta que le zoom digital es el peor invento del mundo, solo después de los tupperware con forma de banana.

DSLR a menos que seas fotógrafo, en una mochila aparte y  te recomendamos asegurarla, en muchos países una gran cámara con un lente gigantesco puede atraer a la gente equivocada.


3. Equipo de primeros auxilios.

Existen botiquines prefabricados para viajeros, de lo contrario en un recipiente o bolsa impermeable ten siempre listas vendas, gasas, bandas adhesivas, desinfectante, guantes y equipo básico para cerrar heridas profundas.

Medicamentos para el dolor: antiinflamatorios,  para el estómago: antidiarreicos (no podemos ser suficientemente enfáticos con este) y algún antihistamínico si es que sufres de alergia. Toma en cuenta que algunos medicamentos pueden no ser permitidos en algunos países.


4. Lámpara con baterías de repuesto.

Cuando estas mochileando, nunca estas cien por ciento seguro de donde te va agarrar la noche, tal vez te acabes de bajar de un dedo y todavía te falte un tramo andando para llegar al hostal en una zona rural. O talvez no quieras molestar a nadie en el dormitorio prendiendo la luz para ir al baño.

Nuestra recomendación, una lámpara LED de cabeza te permitirá tener tus manos libres en cualquier situación (incluyendo la ida al baño) además de ser ligeras y ocupan poco espacio en tu mochila.


5. Candado.

La separación puede ser traumática, pero en algún momento de tu viaje deberás despedirte un tiempo de tu mochila para poder conocer los alrededores, en un mundo perfecto nadie debería interesase por lo que existe en su interior, pero ¿para que arriesgarse? Un buen candado hará que el acceso sea mucho más complicado, inclusive existen algunos que te ayudan a asegurar a tu compañera a un poste (como bicicleta) para evitar la tentación de llevarse todo el paquete.


6. Kit de Limpieza.

Desodorante, cepillo y pasta de dientes, toallitas húmedas, jabón, champú, papel sanitario y toallas femeninas.  Prepárate para no ver una regadera por días, o un WC. Para algunos viajeros en ruta, la higiene es importante; no solo por la apariencia sino por tu salud.

Lleva siempre una toalla, recuerda que muchos hostales no ofrecen toallas a las personas que se alojan con ellos.  ¿Mencionamos ya el desodorante?

Hablando de hostales, si es tu primera vez puedes encontrar este artículo interesante: Mi Primera Vez en un Hostal Europeo ¿Qué esperar?




7. Para dormir y sentirse como en casa.

Un vaso portátil, platos y cubiertos por si las dudas y de ser posible un kit de purificación de agua pueden venirte excelente en tu viaje.

Como ya lo mencionamos, a los mochileros se les puede venir en cualquier momento la noche. Ten en cuenta que dormir en el exterior puede ser parte del plan de viaje. Si viajas con solo una tienda de campaña ligera es esencial, si viajas en grupo, asegurarte de turnar quien va a cargarla y por cuanto tiempo.

Una bolsa de dormir es un artículo obligado. En la actualidad existen excelentes bolsas personales que ocupan casi nada de espacio. Además, pueden ser buenas en cualquier tipo de clima..

Si vas a dormir en un hostal, o en una tienda de campaña; nada mejor que enmudecer los ronquidos u otros ruidos corporales de tus compañeros de sueño, que con unos tapones de oído.


8. Equipo de navegación.

No dependas solo en el GPS de tu teléfono, ni siquiera en tu carísimo GPS especializado. Las cosas con batería pueden fallar; y te puedes encontrar en la situación de no tener donde conectar tus preciados equipos.

Por lo tanto; un mapa de la zona o ciudad donde vas a estar viajando es fundamental (asegúrate antes de aprender a leerlos). Una brújula puede parecer excesivo; pero créenos este pequeño aparato salva vidas todos los años.


El punto anterior nos lleva a…

9. Cargadores, adaptadores y baterías.

Oh, las historias de terror que escuchamos todos los días, personas sufriendo ataques de pánico al ver la batería del celular morir y darse cuenta que dejaron el cargador en su casa a 5,000 km de distancia. Aprende de los errores ajenos, revisa que necesitan tus equipos y consiéntelos con los distintos cables para mantener sus baterías llenas y sus corazones contentos.

Recuerda revisar el voltaje del lugar a donde vas así como las entradas al enchufe, adquiere un adaptador acorde.


10. Arsenal anti-mosquitos.

Si es que vas a viajar a un lugar tropical donde hay mosquitos; lo primero por supuesto es asegúrate que existan vacunas en contra de las enfermedades del lugar. Claro que también es recomendable aplicarte una dosis.

Aun así, la recomendación es hacer un kit estilo Rambo contra estos dípteros nematóceros (siempre se aprende algo ¿no?) que incluya: Repelente de buena calidad, no el que te recomendó la tía Catita hecho de cascaras de limón y almeja molida, si vas a un lugar con bosque tropical o subtropical; estos repelentes hechos en casa son como un show de comedia en el mundo mosquito.

Mosquiteros para bolsa de dormir o hamaca con mosquitero, es muy recomendable si vas a estar acampando.


11. Un par de otros pequeños salvavidas.

Trae siempre algo de comer y beber. Una barra energética de granola y una botella con agua, pueden ser un manjar cuando se presente alguna adversidad.

De la misma forma; un libro te puede ayudar a pasar el tiempo mientras viajas en camión o tren. Además es una ventaja para no dejar tu celular sin batería.

Bolsas herméticas, para evitar que tus cosas se llenen de agua. También puedes evitar que tus olores sean compartidos con la humanidad.

Leer más



COMENTARIOS