Tokio, una vez llamada Edo. Es la capital de la Tierra del Sol Naciente, Japón. La metrópoli densamente poblada en medio del Pacífico que se describe como fascinante y cosmopolita. Esta ciudad combina la economía avanzada con siglos de tradición, convirtiéndola en una de las experiencias más únicas en el mundo. Como una meca para todos los extranjeros no nacidos en Japón, así como para los fanáticos del anime y el manga; Tokio se ha ganado un lugar en cada lista de viajes por una variedad de razones. Desde las flores de cerezo y el sushi hasta el sake y las compras, Tokio ofrece muchas vistas, sonidos y sabores, muchos de los cuales son familiares o completamente únicos. Ya sea que esté en un viaje de negocios, o turismo; Aquí en Mundo en Latino queremos mostrarte cuales son las actividades y atracciones que solo Tokio puede ofrecerte.

O talvez prefieras observar animales sin hacerles daño en un paseo por las reservas de Africa: Aventuras en Safari.


1. Visita el Museo Nacional de Tokio.

Wiiii
 

Como capital de Japón, hay numerosos museos en Tokio. Muchos de ellos contienen grandes colecciones de tesoros nacionales de diversos campos, como los Archivos Nacionales de Japón, el Museo Nacional de Arte Moderno y el Museo Nezu. Pero el museo más grande de Tokio y de Japón es el Museo Nacional de Tokio, que se especializa en arte japonés tradicional, y que fue fundado en 1872, y por ello considerado también el museo más antiguo del país.

El museo ocupa el puesto 37 en el mundo en términos de número de visitantes, con 1,4 millones de visitantes al año. La colección consta de 110,000 piezas, incluyendo 87 tesoros nacionales y 610 piezas, que se consideran propiedad cultural de la humanidad. El edificio Hunkan está completamente dedicado a obras de arte y artefactos japoneses. La Galería Toyokan muestra objetos de Pakistán, India, China y Corea, así como de otros países. El Heiseikan se centra en los artefactos arqueológicos que muestran el desarrollo de la cultura japonesa desde la antigüedad hasta la época pre-moderna.


2. Subir a la Torre de Tokio.

 

Cualquiera que haya visto alguna vez una serie de películas de Godzilla encontrará familiar el lugar más famoso de Tokio, la Torre de Tokio. El emblemático monumento es actualmente el segundo edificio más alto de Tokio, con una altura de 333 metros. La torre fue construida en 1958 después de que NHK, la emisora pública de Japón, comenzó a transmitir. La misma hoy sirve como el pilar de una gran antena.

Hoy en día se usa la torre no sólo para la transmisión de televisión y de radio, sino también como una importante atracción turística. Dos plataformas de observación son visitadas por miles de turistas cada año. La torre fue pintada en blanco y naranja brillante, por lo que es muy visible durante el día. Por la noche, se enciende según la temporada y el evento con diferentes luces.


3. Explora los Jardines del Palacio Imperial.

Tokio ha sido el hogar del emperador japonés y su familia durante aproximadamente 150 años. El castillo de Edo fue el hogar de la poderosa familia Tokugawa, que gobernó Japón desde principios del siglo XVII hasta principios de la era Meiji en el siglo XIX. En 1869, el Emperador se mudó a Kioto.

El Ostgarten y la Oficina del Tribunal Imperial están abiertos al público. Esto también se aplica al Parque Kitonamaru y a los jardines exteriores del palacio, que son ambos parques públicos. Los museos de los archivos imperiales se encuentran en el East Garden. El museo tiene 6,000 piezas donadas por la familia imperial, muchas de las cuales son obras de arte de artistas de la Corte Imperial. Los artistas cuyas obras se exhiben incluyen Takeuchi Seiho y Wang Xizhi.


4. Visita el Santuario Meiji.

La mayor parte del santuario original fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, pero se erigió un nuevo santuario en 1958. Hoy el santuario está rodeado por aproximadamente 70 hectáreas de bosque y es considerado por muchas personas en Tokio como un lugar de descanso y relajación. En Naien, el distrito interior, está la capilla y un museo del tesoro, que pertenecía al emperador y la emperatriz. A las afueras, Gaien, alberga una galería de fotos y varios lugares de deportes.


5. Ir de compras en Ginza.

Ginza es conocido como uno de los distritos comerciales más lujosos del mundo. Fue construido en el siglo XVI en un pantano. En el siglo XIX, el gobierno japonés intentó modernizar el distrito según el modelo occidental después de que un incendio en 1872 destruyera la mayoría de los edificios. El distrito se hizo famoso por sus escaparates y pronto atrajo tanto a clientes como a tiendas.

Hoy Ginza alberga algunas tiendas de la marca de las grandes empresas como Sony y ofrece muchas marcas de diseñadores de alta costura como Carolina Herrara y Louis Vuitton. Los sábados y domingos las calles están bloqueadas para los vehículos, lo que hace que el área sea exclusiva para los clientes. Ginza es también el hogar de las principales tiendas departamentales, como la tienda departamental Wako.




6. A la moda en Shibuya.

Ubicada en el distrito de Shibuya, Harajuku es una zona de Tokio conocida como un punto de moda alternativa. Desde Sendayaga hasta Shibuya, los turistas vienen a experimentar la cultura juvenil japonesa. Después de la escuela y los fines de semana, los adolescentes recorren el distrito para exhibir la última moda.

Los turistas pueden tomar parte en la locura de la moda y navegar por algunas de las tiendas más famosas del mundo. Algunas como Forever 21, y tiendas de moda independientes están bien ubicadas en la zona.


7. Prueba el sushi local.

Coge tus palillos y prepárate para la mejor cocina japonesa. Contrario a la creencia popular, “sushi” significa solo “comida con arroz”, por lo que no siempre es pescado crudo. Los menos aventureros pueden probar el kappa maki (rollos de pepino), o pedir anguila asada y tamago. Si eres valiente, prueba sashimi, los filetes de marisco se sirven crudos y sin guarniciones pero son una delicia. Bebe una cerveza Asashi o sake (caliente o frío, dependiendo de la temporada) para completar su comida.


8. Explora la cultura Otaku en Akihabara.

A raíz de la Segunda Guerra Mundial, esta área se convirtió en un importante centro de electrónica y electrodomésticos, así como en un próspero mercado negro. En la década de 1980, el enfoque empresarial se centró en las computadoras de la zona, creando un nuevo tipo de cliente: Otaku.

“Otaku” originalmente describió a alguien con intereses compulsivos, pero luego fue asociado con un asesinato en 1989. “Otaku” es un término menos cargado y muchas personas se identifican a sí mismas como tal. Estos suelen ​​ser Nerds informáticos y fanáticos del anime y el manga que van de compras en los diversos cafés, tiendas de productos electrónicos y tiendas de cómics.


9. Visita el mercado de pescado Tsukiji.

El mercado de Tsukiji es la subasta de pescado más grande del mundo. Los visitantes pueden ingresar entre las 5 y las 6:15 a.m. y ver las subastas desde un área específica. En el exterior hay muchos puestos que venden mariscos, sushi y utensilios de cocina, de mucho atractivo turístico.


10. Subir al Monte Fuji.

A solo 96 kilómetros al suroeste de Tokio se encuentra el Monte Fuji, la montaña más alta de Japón. Fuji se puede ver desde Tokio, ya que es el gran telón que se cuela en el horizonte, y su pico nevado ha inspirado a generaciones de artistas y poetas. Hoy en día, la montaña es inmensamente popular entre los montañeros japoneses y extranjeros. Hay cuatro caminos que conducen a la cima y hay cabañas y áreas de descanso en el camino. Los caminos no comienzan al pie de la montaña, sino en la quinta estación. La mayoría de los escaladores japoneses se levantan por la noche para estar en la cima al amanecer.

Leer más



COMENTARIOS