¿Planificar el viaje o dejarse sorprender?

¿Planificar es lo tuyo? o es que dejarte sorprender va dentro de tu espíritu aventurero a la hora de viajar. Para un viaje existen distintos tipos de personas, cada cual, con sus respectivas personalidades, y con diversas opiniones y formas de llevar adelante un viaje. Las opciones de cómo la gente se considera al final son infinitas. Por ello, te presentamos tres maneras diferentes de planificar o dejarte llevar como todo un aventurero. ¿Cuál tipo consideras que eres?

Organizadores compulsivos.

Planificar


Con este estilo, podemos apuntar a arrancar el proceso de planificar el viaje hasta con un año (o más) de anticipación. Se debe de tener en cuenta desde hotel, distancia, restaurantes, tiempo de espera en cada estación y los costos que traen adicionales cada país. Algunas personas pueden incluso presupuestar los centavos que gastarán en entradas al baño en caso van por carretera.

Este tipo de planeación puede jugar en contra si es que no realizan los cálculos con mucha precisión y generar un estrés innecesario. Pero por otro lado te permite sabes en la mayoría de los casos lo que te esta esperando en tu viaje.


ES728x90

Organizadores relajados.

Estos tal vez empiezan a planificar compulsivamente, pero no realizan una investigación profunda. Estos viajeros toman como un hecho que cada viaje puede traer algo que no tenían pensado. Tratan de estar abiertos a lo que su destino les ofrezca y están igualmente satisfechos con disfrutar de lo que es “gratis” que con pagar entradas a museos y espectáculos. Muchos de ellos inclusive comen en mercados, dejándose sorprender con sabores locales sin ser muy estrictos en sus paradas.

Viajar así suele ser la mejor opción en cuanto a presión de viaje sin embargo no es poco común que al final de una aventura descubran que han gastado más de lo esperado o que no tuvieron tiempo de ver todo lo que querían.


Planificar

Los que se dejan sorprender:

Para estos viajeros, el factor sorpresa es lo que hace la experiencia del viaje.  En este grupo entran aquellos que deciden ir “hacia donde el viento los lleve”.  siendo capaces de subirse al avión incluso sin haber sacado siquiera el pasaje, Viajan sin tener mucha idea dónde comienza y mucho menos, donde termina su ruta. Sus preocupaciones son mínimas, los itinerarios solo estorban y no es ningún problema llegar a dormir en el lugar menos pensado.

Viajar así conlleva muchas ventajas, usualmente es la forma más económica de tener una aventura y la más relajada. Sin embargo, existen muchas inseguridades que (de acuerdo al sitio) pueden incluso acarrear riesgos y peligros innecesarios. Pero este modo le da un sabor especial al viaje y creemos que resulta en una experiencia que cualquier viajero debe de tener al menos una vez en la vida.


Otros Articulos Recomendados:

Leer más

Publicidad

Para leer

Primeras Paradas Para el Nuevo Viajero a Europa

Conocer Europa puede llevar una vida entera, en muchas ocasiones en los lugares más recónditos puedes encontrar atracciones de ensueño; sin embargo existen cinco...

Costa Rica, Carretera, Playas y Selva Tropical.

Costa Rica se ha convertido por derecho propio en un gigante turístico. Una nueva aventura te espera en cada esquina. Para explorar este país...

Portugal, posibilidad de viajes en COVID-19

Portugal es el uno de los países actualmente medianamente afectado por Covid-19 ya que recientemente ha experimentado un aumento moderado en el número de...

Milán, conociendo la capital mundial de la moda.

Milán, en Italia, es conocida mundialmente como el epicentro de la alta costura. Pero más allá de esta etiqueta, la cuidad de Milán es por derecho...

El árbol mas alto del mundo, “Hyperion”

Con casi 116 metros de altura, 1260 años de antigüedad, un diámetro de tronco de más de 4,60 metros, la secuoya costera "Hyperion", que...