Nuestros principales destinos hoy en día como viajeros ya no se reducen a un pequeño lugar cerca de nuestra ciudad. Las rutas han pasado a ser cada vez más lejanas, y nuestros destinos más soñados, generalmente se encuentran a un avión de distancia, con muchos pasajeros a bordo.

Los que estamos acostumbrados sabemos el itinerario que tienen los sobre cargos. Empiezan con las indicaciones respectivas de lo que debemos y no debemos de hacer durante el vuelo. Pero existen algunas cosas que algunos pasajeros no entienden (o no quieren entender), y que convierten los vuelos en una mala experiencia.

1. El que necesita entrar y salir primero.

No tiene caso intentar entrar de primero, cuando tu asiento es de los que están en las últimas filas. Si estas en la sala de espera, entiende que el avión no va a despegar sin ti. Respeta el orden de abordaje, y toma en cuenta que mientras quieras acomodar tu equipaje de mano, retrasaras el embarque de los demás pasajeros. y aunque esto pueda parecer insignificante, representan minutos valiosos para el retraso en la salida del vuelo; y genera malestar entre las personas que podrían embarcar más rápidamente.

Y por favor, después de aterrizar, mantente en tu lugar con el cinturón puesto hasta que el avión se detenga. Esto muchas veces no se respeta y en el afán de salir más rápido, se levantan para sacar su equipaje de mano de los compartimientos superiores; lo que puede ocasionar un accidente y crear un desorden para los que si van a bajar del avión de manera ordenada.


2. El que quiere Primera en Clase  en Turista.

Ni modo, viajar económicamente tiene sus desventajas. Y aun así algunos pasajeros en su afán de estar más cómodos, descansan sacando las piernas hacia el pasillo. Esto provoca que cuando otra persona quiera ir al baño pueda tener mucha dificultad de pasar por allí; sin mencionar el peligro de ser lastimado en un vuelo nocturno, ya sea por otro pasajero o por el carrito de bebidas.

Los asientos se reclinan para tu comodidad; pero por favor no “avientes” tu asiento sin observar como esta acomodada la persona de atrás. Esto es importante, ya que debemos de tomar en cuenta que el respaldar de nuestro asiento, es la mesa de comer del pasajero de atrás, y podemos al no fijarnos golpearlo.

Booking.com

3. El nervioso.

No escojas ventana al confirmar el vuelo si eres un pasajero nervioso; ya que esto podría provocar, no solo que no disfrutes para nada la vista que hay en el exterior al despegar y aterrizar. Sino que además, la necesidad natural de las personas que tienen miedo a volar de estar constantemente revisando si están a la misma altura, molesta a los demás pasajeros. Puedes estar queriendo ir al baño a cada rato e inomodando a los demás de tu fila que a cada rato tendrán que darte paso para que esto suceda.

Esto es especialmente notorio en vuelos trasatlánticos nocturnos, donde a pesar de tener que amanecer a medio viaje, se acostumbra dejar dormir a la cabina para un vuelo más placentero.


4. El experto en aeronáutica.

Respeta las indicaciones en todo momento. Cuando te pidan apagar tus equipos obedece. Ya sabemos que viste en YouTube que no pasa nada y probablemente tengas razón, pero la indicación está ahí por tu seguridad, y las de tus compañeros de vuelo.

Cuando se prenda el indicador de abrocharse el cinturón, hazlo. El capitán ha visto en su sistema de meteorología, o ha sido avisado por control Aéreo de algo que podría ponerse “interesante”. Aunque es pacticamente imposible que una turbulencia (por fuerte que sea) pueda tirar un avión grande a tierra; si se tienen innumerables accidentes serios de personas, que incluso, han perdido la vida por golpearse contra las partes altas del avión en movimiento.

5. El que nunca fue niño.

Lo entendemos, escuchar a un bebe llorar durante un vuelo es molesto y estresante; pero si tú te sientes incomodo, imagínate como están los padres. Especialmente para los latinoamericanos que viajamos a Europa, no existen muchas opciones más que el avión para llegar a nuestro destino.

Recuerda que posiblemente tú estuviste alguna vez del otro lado de la moneda (como infante o como padre). Respira profundo, colócate tus audífonos y si puedes ofrecer tu ayuda, hazlo;  tal vez tú puedas salvar al vuelo de tan horrenda cacofonía.

Al final, si todo no va del todo bien con el vuelo, al menos pudiste haber ahorrado algo en tu pasaje con estos Tips: 7 Tips para Ahorrar en Tu Pasaje de Avión.

Y si quieres conocer que no debes empacar en tu equipaje documentado, puedes darle un vistazo a este artículo: Cosas que No Debes Ingresar en tu Equipaje de Bodega

Leer más